<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1691893307694966&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
topBack.jpg
Compartir Post:

5 recetas para mimar a tus hijos en Halloween

por Mortero de Piedra | 19 oct, 2015

Hubspot_Halloween

Lo que hoy conocemos como la Noche de Brujas o Halloween se celebraba hacen más de 3000 años por los Celtas, un pueblo guerrero que habitaba zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia.

Precisamente el 31 de octubre, los Celtas celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana. Con la inmigración europea hacia Estados Unidos, principalmente la de los irlandeses catolicos en 1846, llegó la tradición de Halloween al continente americano. Cuando se habla de Halloween o Día de las Brujas se piensa en disfraces, maquillaje, fiesta, dulces y niños; pero la tradición indica que su celebración no siempre fue festiva y alegre, y que los ritos que se practicaban durante la noche tenían un carácter purificador y religioso. 

La costumbre de ahuecar y tallar una calabaza para convertirla en un farol llamado Jack-o-lantern tiene su origen en el folklore irlandés del siglo XVIII. Según se cuenta, Jack era un notorio bebedor, jugador y holgazán que pasaba sus días tirado bajo un roble. La leyenda cuenta que en una ocasión, se le apareció Satanás con intenciones de llevarlo al infierno. Jack lo desafió a trepar al roble y, cuando el diablo estuvo en la copa del árbol, talló una cruz en el tronco para impedirle descender. Entonces Jack hizo un trato con el diablo: le permitiría bajar si nunca más vovía a tentarlo con el juego o la bebida.

La historia dice que cuando Jack murió no se le permitió la entrada al cielo por sus pecados en vida, pero tampoco pudo entrar en el infierno porque había engañado al diablo. A fin de compensarlo, el diablo le entregó una brasa para iluminar su camino en la helada oscuridad por la que debería vagar hasta el día del Juicio Final. La brasa estaba colocada dentro de una cubeta ahuecada "llamada nabo" para que ardiera como un farol durante mucho tiempo.

Menos mal hoy Halloween es una celebración de risas y disfraces; por eso comparto contigo cinco recetas para preparar a los niños durante esta festividad de brujas y monstruos. 

Tacos divertidos:

Se necesitan los ingredientes de un taco y creatividad. Ármalo cortando el queso que será su tenebrosa lengua y con aceitunas de ojos (ver la foto de arriba). 

Panes de momia:

Hubspot_Hallowwen2

Solo se necesita pan de molde sin orillas; queso mozarella, pasta de tomate y aceitinas para los ojos. 

Cortas el mozarella en tiras. Al pan con tomate le untas pasta de tomate y pones el queso cruzado para dar la ilusión de que son vendas. Pon en el horno solo para que se caliente el queso sin derretirse. Decoras con aceitunas cortadas para que sean los ojos. 

Salchichas tenebrosas:

Con masa de hojaldre envuelves las salchichas para que parezcan pequeños y monstruosos bocadillos. Las colocas en el horno hasta que se dore la masa y decoras con puntos de mostaza que serán sus ojos.  

Hubspot_Halloween3

Cupcakes de terror:

Prepara los cupcakes de vainilla, chocolate, maní...el sabor que quieras. Prepara un frosting con azúcar pulverizada y limón hasta que tenga una textura cremosa. Ponle colorante al frosting y decora los masmelos ; asimismo hazle caras miedosas según el color (Frankestein, fantasmas, vampiros)...usa estos masmelos para coronar el cupcake.

halloween_5

Frutas embrujadas:

Siempre buscamos cómo alimentar mejor a nuestros hijos. Preparar frutas con pequeños detalles para que parezcan monstruosas es una gran idea. 

Hubspot_Halloween4

 ¡Espero que les haya gustado!

New Call-to-action

Compartir Post:
Encuéntrame en:

Apasionados por el periodismo gastronómico y el rescate de sabores ancestrales

Propiedades Destacadas