<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1691893307694966&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
5a34af55379893.5981ea55e3e0b.jpg
Compartir Post:

Cómo la leche de almendras mejora tu vida

por Alessandra | 8 ene, 2015

hubspotalmendra

El consumo de leche vegetal es una alternativa para todos; veganos, no veganos, intolerantes a la lactosa, alérgicos a los lácteos, entre otros. Existen varios tipos y formas de prepararlas. 

Una de las más populares es la leche de almendras que es fácil de preparar en casa y es rica en minerales y con una buena dosis de vitamina E, que deja un brillo saludable en la piel.

  • A nivel cardiovascular beneficia cuando tenemos altos índices de colesterol o triglicéridos.
  • Es idónea para las personas intolerantes a la leche de vaca o a la lactosa y para quienes buscan un sustituto de los lácteos.
  • En hospitales es muy útil sobre todo para los post-operatorios ya que la persona necesita alimentos que le nutran pero que sean de fácil digestión.
  • A nivel digestivo es de gran ayuda para casos de dispepsias gastro-intestinales, gastritis y como regulador intestinal. 

Cómo preparar leche de almendra casera

Ingredientes

  • 220 gramos (1 ½ tazas) de almendras crudas (sin sal)
  • 940 ml (4 tazas) de agua purificada.
  • 1 rama de vainilla sin semillas; o como una alternativa usa ½ cucharada de extracto de vainilla.

 Preparación:

1) Pon en remojo las almendras durante toda la noche. Mínimo 8 horas, máximo 12. Al poner las almendras en remojo se ablandan bien para su uso, pero es opcional. Drena el agua de las almendras luego de ese periodo.

2) Licúa las almendras con 4 tazas de agua. Agrega el extracto de vainilla y sigue licuando hasta obtener una mezcla homogénea.

3) Cuélala. Este es un paso muy importante o beberás la pulpa de la almendra junto con la leche. Usa un colador muy fino y tamiz. Vierte el líquido en filtro de modo que caiga en un tazón grande. El filtro retendrá la pulpa de la almendra y el líquido seguirá su camino.

Está lista para consumir. Puedes conservarla en la refrigeradora por 5 días. Cada que sirvas debes mezclarla. Se puede tomar sola o usarla para preparar postres y otras comidas. 

 

 

gastronomía salud

Compartir Post:
Encuéntrame en:

Soy brasileña, vivo en Ecuador y soy corredora de bienes raíces. Amo este país, la decoración de interiores y el turismo.

Propiedades Destacadas