<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1691893307694966&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
topBack.jpg
Compartir Post:

El Tranvía en Cuenca impulsará la plusvalía

por Ivanna Zauzich | 21 jul, 2015

Hubspot_tranva-1

El pasado 8 de julio fue presentada ‘en sociedad’ la primera unidad -de 14 en total- del Tranvía de Cuenca; ésta salió desde Francia hacia el puerto marino de Santander en España donde zarpó hasta Baltimore en EE.UU. 

Después de miles de kilómetros de viaje fue llevado al puerto de Guayaquil y finalmente transportado a Cuenca en dos camiones con plataformas por la vía El Empalme-Molleturo-Cuenca. Un recorrido largo para realizar este sueño de movilidad en la capital azuaya.

Este sistema de transporte, que costará cerca de USD 230 millones, recorrerá 21,4 kilómetros de ida y vuelta. Su recorrido comienza en el sur de Cuenca, en la entrada a Baños y termina en el norte, en el Parque Industrial y cruzará por dos calles del Centro Histórico; Gran Colombia y Mariscal La Mar.

Esta zona experimentará un incremento de plusvalía, como ha sucedido en otras ciudades en las que un sistema de transporte masivo impulsa el valor de las propiedades aledañas, explica el consultor inmobiliario, Ramiro Ordóñez. Para no ir muy lejos, con el nuevo aeropuerto de Quito los terrenos aledaños duplicaron -y en algunos casos triplicaron- el valor del metro cuadrado. Eso sucede cuando hay obras de esta envergadura en una ciudad y Cuenca no será la excepción con esta megaobra.

Ordoñez no ha identificado un aumento real en el precio del metro cuadrado de los terrenos que lindan con este proyecto; “lo que sí existe es especulación. Hay personas inescrupulosas que mal informan -diciendo que los inmuebles atravesados por el Tranvía perderán valor- para comprar más barato esas viviendas. Pero la verdad es que cuando el Tranvía esté listo, el metro cuadrado de esas propiedades -que hoy promedia los USD 500- podría duplicarse”.

No todo es felicidad en esta obra. Una parte de un sector de la capital azuaya se enfoca en temas como la posible alteración patrimonial, las vibraciones a las viviendas del trayecto, las pérdidas económicas al sector comercial en la zona del recorrido (durante la construcción), la falta de espacios para el estacionamiento de vehículos y la tarifa.  

Hay zonas por la que transitará el tranvía en las que las viviendas son de adobe y bahareque y tienen más de 50 años de construcción; cada vagón pesa cerca de 50 toneladas y pasará cada seis minutos, lo que provocaría vibraciones y quizá afecte a estas viviendas. Sin embargo, este temor fue desmentido por la exdirectora del proyecto, Patricia Cordero, quien señaló que no habrá vibraciones porque la obra contempla la colocación de un sistema de placas debajo de los rieles que distribuirán, amortiguarán y reducirán el peso de los vehículos. Además, por seguridad el contrato de la obra civil incluye un seguro para viviendas en caso de algún daño.

Para julio del 2016 terminará esta obra que cambiará la dinámica de la capital azuaya. Por el momento existe expectativa respecto al tema de la plusvalía, pero cada vez se va aclarando el panorama. Hay que esperar a que termine la obra para definir el impacto que tendrá en el valor de las propiedades. 

Tags: Cuenca, plusvalía,

Cuenca plusvalía

Compartir Post:
Encuéntrame en:

Periodista, apasionada por la gastronomía y tendencias social media. Autora del morterodepiedra.com