<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1691893307694966&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
topBack.jpg
Compartir Post:

“La economía está enferma” Enrique Pita

por María Inés Velasco | 26 ago, 2015

hubspot.Pita

En entrevista exclusiva para www.vive1.com conversamos con  Enrique Pita, Presidente de la Cámara de la Construcción de Guayaquil, para conocer cómo está el sector inmobiliario y constructor en esta ciudad del país y cómo cree que terminará este 2015. Según Pita, la economía del país está enferma y el sector es el enfermo que más cuidado y atención necesita.

¿Cómo se encuentra el sector constructor e inmobiliario en Guayaquil?

La situación en Guayaquil no es diferente a la del resto del país desde la desaceleración agresiva en la que se encuentra nuestra actividad. Reconociendo que en el último año había un trabajo con mucha actividad, lamentablemente a comienzos del 2015 se empezó a sentir un impacto respecto a la posibilidad de los créditos tanto para desarrollo de proyectos (promotores) como para los compradores.

Si bien es cierto esto fue lento al comienzo, en los 3 primeros meses del año fue mayor. Lo que vino a agravar es el anuncio o presentación de las dos posibles leyes de herencia y plusvalía por parte del ejecutivo, desde ahí no nos hemos recuperado, sino que más bien la crisis que se ha venido agudizando; no hay proyectos nuevos que se estén realizando, hay proyectos que incluso ya tienen su permiso pero no han iniciado con los trabajos y  el volumen de ventas ha caído.

Una de las empresas líderes acá en Guayaquil que ofrece casas entre los USD 80.000 y los USD 140.000 de acuerdo a los reportes directos que tenemos ha bajado su volumen de ventas en más del 50%, es decir que si antes vendían USD 4 millones hoy no venden sino USD 2 millones.

Existen personas que tenían proyectos en desarrollo y que habían alcanzado su punto de equilibrio, mantenían la confianza de que en el desarrollo de dichos proyectos iban a completar las ventas, sin embargo no ha sido así, han estado a la espera de mejores condiciones. 

¿Por qué cree usted que la gente está dejando de invertir en proyectos inmobiliarios, compra y venta de casas?

La crisis económica es un factor determinante, muchos de los inversionistas y promotores de proyectos inmobiliarios han recibido la noticia de que los cupos que tenían mantienen restricciones y la frecuencia de los reembolsos que reciben ya no es la misma. Es decir que si yo tenía un ritmo acelerado de trabajo, ahora el banco ya no me puede dar esos valores en la medida en el que estaba comprometido.

La otra parte es la inseguridad que pueden tener los compradores, hay una suerte de precaución que está tomando la ciudadanía respecto a endeudarse a largo plazo por una serie de incertidumbres, entre ellas las posibles leyes que ya han golpeado el ánimo de la gente a invertir y adquirir propiedades, el sostenimiento del dólar del cual se habla o porque no tienen la certeza de que van a tener empleo, porque si la economía entra en una restricción,  va a ocasionar que en algún momento haya pérdidas de empleo y eso te hace pensar cómo vas a pagar a largo plazo.

¿Cuál es la posición de la Cámara de la Construcción de Guayaquil y la suya como presidente? ¿Cómo trabajan para combatir la crisis del sector?

Nosotros estamos muy unidos con los sectores productivos sobre todo industria, comercio y construcción, pensando en que el problema es de alguna manera económico. No se puede pensar que se van a resolver solo los problemas de la construcción.

Nuestra economía está enferma y lamentablemente eso nos afecta a todos, no solucionamos un problema si el potencial comprador no tiene la certeza de que va a poder comprarlo, por lo tanto el problema no es sólo del sector constructor sino también comercial y nos mantenemos comunicados entre todos los sectores.

Algo que ha sido perturbador fue el anuncio de estas dos leyes que el gobierno debería dejar de lado por el bien de la paz social. Por otro lado considero que parte de los problemas económicos se resolverían, reconociendo el aporte que la empresa privada puede dar al país, y ahí tampoco hay motivación por parte del gobierno.

¿Considera que el sector constructor es el más afectado en esta crisis económica del país?

Definitivamente si. En todo foro o conversación siempre la construcción se toma como referente teniendo en cuenta que es el sector que mayor mano de obra demanda. Son cerca de 400 mil personas las que trabajan directamente en la construcción y que por cada obrero de construcción hay 2 y medio que laburan en la fabricación, comercialización y distribución de los insumos utilizados en la construcción. Por lo tanto creo debería y tiene que ser una actividad cuidada, atendida y privilegiada.

Por ejemplo las leyes laborales son muy rígidas respecto al sector de la construcción, no se puede ubicar al obrero de la construcción igual que el obrero comercial o industrial, su característica, su idiosincrasia, la movilidad y la forma en cómo se relaciona con la obra son totalmente diferentes y debería ser contemplada en la ley. Hay una inflexibilidad complicadísima que hace difícil la relación obrero-patrono.

¿Han tenido acercamiento con los diferentes ministerios de Relaciones Laborales y Vivienda para trabajar en conjunto?

 Hemos tenido ya una reunión preliminar con el Ministerio de Trabajo y hemos presentado nuestros argumentos, tengo que reconocer que con un excelente ambiente y con buena predisposición estamos esperando que exista un proyecto de reglamento, porque la ley no se puede cambiar, pero es el reglamento en donde podemos incluir algún tipo de adaptación para estar al servicio del obrero de la construcción.

Finalmente ¿Cómo cree usted que termine el sector en este año? ¿Mira mejoría?

 No, según datos de quienes manejan este tipo de información por parte del estado, se dice que no va a crecer pero yo digo que va a decrecer, los diferentes sectores nos hacen ver que las actividades relacionadas con este sector están paradas. Por ejemplo, no ha sucedido en mucho tiempo que la venta de bloques haya bajado en un 40% sus ventas, el hierro más del 14%, el cemento cerca del 12%, hormigón 20%, árido 40% y ellos son fundamentales. No hay ferretería que no haya descendido significativamente sus ventas y eso causa desempleo y desesperanza en la ciudadanía. Así que no veo buenos resultados en este 2015.

Encontramos otros artículos de interés para ti:

Ecuador inmobiliario Construcción

Compartir Post:

Comunicadora y mamá apasionada por los viajes

Propiedades Destacadas