<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1691893307694966&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
5a34af55379893.5981ea55e3e0b.jpg
Compartir Post:

Reconstrucción urbana después de la catástrofe

por Esteban Jara | 12 may, 2016

vive1main2.jpg

Ha pasado casi un mes desde que el terremoto de 7.8 en la escala de Richter golpeó Manabí y Esmeraldas. Hoy, finalizadas las tareas de rescate y con la remoción de los escombros en marcha, los ecuatorianos se plantean un largo proceso reconstructivo para reactivar la vida de los afectados. En Vive1 nos preguntamos ¿hacia dónde deben apuntar los procesos reconstructivos tras esta catástrofe?

La principal consideración de cara a la reconstrucción es enfrentar el desafío como una oportunidad de mejora y de prevención integral. La “sismo-resistencia”, debe ser un mantra que acompañe todos los procesos constructivos de ahora en adelante, pues es el momento de valorar en su real dimensión la condición telúrica y volcánica de la geografía ecuatoriana; pero no es la única consideración.

Es el tiempo para corregir, ampliar y ejecutar las normas de construcción en todos los poblados y ciudades del país. Los altos índices de informalidad en la construcción deben considerarse en los procesos reconstructivos para impedir que ocurran otra vez. Según estudios de la Cámara de la Construcción de Quito para la elaboración de la Norma Ecuatoriana de la Construcción (NEC), que está en vigencia en el país, más de 3 millones de viviendas a escala nacional de un total de 4,6 millones, es decir, alrededor del 65% de las viviendas, “están en grave peligro de ser afectadas por movimientos sísmicos”. Esto se debe a varios factores que deben considerarse en la reconstrucción entre ellos la antigüedad de algunas estructuras, algunas de ellas patrimoniales, tipo de suelos, materiales, una mala o nula supervisión técnica, entre otras malas prácticas que comprometen la integridad de las estructuras en el caso de un evento sísmico. Como resultado de esta informalidad, más de 100 casas deben ser demolidas en Manabí y Esmeraldas.

La Decana de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Central, Cecilia Flores, comenta que se debe reflexionar sobre los daños de la construcción informal, que en el caso de la costa se agrava con el uso de materiales que corroen la estructura como la arena de la playa y la misma agua marina; además, sugiere incorporar aisladores y disipadores sísmicos en las edificaciones que impiden que se transmita el movimiento a la estructura.

Algunas de las construcciones afectadas se ubicaban en zonas bajas que en algún momento fueron arrozales. Por eso se considera que se deben ejecutar mejores estudios de suelo antes de iniciar cualquier proceso constructivo, porque cada suelo requiere distintas técnicas de preparación, profundides y materiales para una mejor cimentación de las edificaciones.  

Es necesario que en el proceso se tomen en cuenta las consideraciones del espacio público con medidas constructivas que permitan mantener la cotidianidad de las veredas sin comprometer nunca más la resistencia de la estructura, con edificaciones que colocan más peso en los pisos de arriba que en la base.

Por otro lado, en cuanto a la dotación de servicios, es importante que al rediseñar el trazado vial, conexiones de alcantarillado y el tendido eléctrico, entre otros, se impulsen procesos que incluyan la cuota de espacio público por habitante, con medidas específicas de ornato, inmobiliario público, conexiones eléctricas soterradas, cuota de áreas verdes por habitante. También se debe considerar la cercanía de los servicios públicos administrativos y de transporte, planteando la reconstrucción como una oportunidad para remediar o evitar procesos de exclusión y marginalidad.

Recuerde la prevención:

La historia sísmica, volcánica y climática del Ecuador exige que comencemos a considerar los desastres naturales como parte de la política pública nacional y local. Tras evidenciar sus efectos destructivos en la infraestructura pública y privada, es el momento para considerar su eventual ocurrencia como una constante de los territorios de esta región del cinturón de fuego y establecer mejores mecanismos de prevención.

 

New Call-to-action

seguridad catástrofes terremoto

Compartir Post:

Propiedades Destacadas